Argentinos Amigos de Paz Ahora Amnistía Internacional
El Corresponsal de Medio Oriente y Africa
Martes, 28 de marzo de 2017  
  Página Principal Todos los Artículos Libro de Visitas Foros
Buscador:  
Secciones
Servicios

Suscripción
Ingrese su dirección de Email para recibir gratuitamente las novedades publicadas en esta web

¿Quién está en línea?
Actualmente hay 22 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí
Efemérides
Un día como hoy ...
1767 - Se firma en Marrakech el primer tratado de paz y de amistad entre España y Marruecos.
1917 - Expulsión de los judíos de Tel Aviv y Jaffa por los turcos.
1930 - Constantinopla y Angora pasan a llamarse Estambul y Ankara.
1990 - El Parlamento de Israel reafirma a Jerusalén como capital del Estado.
1998 - Asesinato de 27 niños argelinos por grupos integristas.
Publicidad

Por los Chicos

Abraham Serfaty
Disidente marroquí
Ultima Actualización: 18-11-2010
Lugar de nacimiento: Casablanca
( 12/1/1926  -  18/11/2010 )

Otras fuentes
 
  العربية
  English
  Français
  Italiano
  Português
Abraham Serfaty fue un político marroquí, una de las principales figuras de la oposición al régimen de Hasan II y durante algunos años decano de los presos políticos de este país magrebí y de toda África.

Nacido en Casablanca en el seno de una familia judía sefardí procedente de Tánger, relata de la siguiente forma sus orígenes: «Mis raíces no son sólo la judía humanista tal como mi padre me la enseñó, sino también todo lo que la Humanidad ha construido para convertirse en Humanidad. Yo digo a menudo que soy hijo de la luz, de la filosofía de luz. Mi padre era un judío liberal y él estuvo marcado por esta filosofía», explica Serfaty, cuya familia emigró de los Pirineos franceses para vivir en la sofisticada España de las tres culturas hasta que fueron expulsados por los Reyes Católicos.

Ingeniero en minas, fue militante comunista desde 1944 y activista en pro de la independencia de Marruecos, lo que le valió conocer la cárcel por vez primera en 1950 y el arresto domiciliario en 1956. Participó, tras la independencia, en la administración del país en cargos más técnicos que políticos.

En 1970 rompió con el Partido Comunista Marroquí y fundó la organización de extrema izquierda Ila l-Amam («Adelante»), que operará en la clandestinidad y que sufrirá con especial dureza la represión política que caracteriza a los llamados años de plomo marroquíes. En 1972 fue detenido y torturado. En 1974 fue detenido de nuevo y esta vez encarcelado durante 17 años. En vísperas de su excarcelación, en 1991, se lo consideraba el preso político más antiguo de Marruecos (aunque existían desaparecidos aún más antiguos, encerrados en centros de detención clandestinos) y fue, tras la liberación de Nelson Mandela, el más antiguo de África.

En la mayoría de los artículos publicados sobre él, todavía se atribuye su parálisis a los malos tratos recibidos: «Eso no es del todo así. Tengo una extraña enfermedad degenerativa de orígenes inexplicables. Los problemas empezaron tres años antes de ser detenido [en 1974], pero entonces no se notaba demasiado. Naturalmente, la tortura aceleró la evolución hasta que llegué a la silla de ruedas».

La liberación de Serfaty era desde años atrás una exigencia de las organizaciones de derechos humanos. Sin embargo, no se benefició de una amnistía ni de un indulto, sino que se decidió su expulsión del país en virtud de su «nacionalidad brasileña». En efecto, el padre de Serfaty, marroquí, había residido como emigrante algunos años en Brasil. Hasan II esgrimió este inusual argumento para justificar una excarcelación que contentase a las organizaciones y políticos internacionales que la exigían, sin por ello perdonar a Serfaty, que fue privado de su ciudadanía marroquí.

En septiembre de 2000 el sucesor de Hasan II, Mohammed VI, invitó a Serfaty a regresar a Marruecos, al tiempo que le era restituida con todas las garantías su nacionalidad.

Desde su regreso a Marruecos, ejerció el cargo de consejero de la Oficina Nacional de Estudios e Investigación Petroleras y vivió con su mujer, la también activista Christine Daure, en Mohamedia (cerca de Casablanca, en el centro del país), retirado de la actividad política.

"No puede decirse que con ese puesto fuera utilizado para defender la voz del majzén (el poderoso entorno de la Casa Real), porque pese a la negociación con el nuevo régimen no renunció jamás a sus principios", dijo el autor del controvertido ensayo "Mohamed VI. El gran malentendido", Ali Amar.

"Cuando Serfaty volvió estaba prácticamente retirado del activismo, pero como símbolo de la oposición, su vuelta a Marruecos puede considerarse como una victoria de los derechos humanos", añadió el ex director del semanario crítico "Le Journal", clausurado el pasado enero.

Otra de sus causas más defendidas fue la del antisionismo, ya que reconocía el Estado de Israel pero exigía la abolición de la ley de retorno (que permite que cualquier persona con al menos un abuelo judío pueda obtener la ciudadanía israelí), y militó por la creación de un Estado palestino.

El funeral de Serfaty tuvo lugar en el cementerio judío de Casablanca.

Arriba
 
Los comentarios y artículos son propiedad de sus autores.
Para el resto © 1999-2006 El Corresponsal de Medio Oriente y Africa.
Buenos Aires - Argentina

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.031 Segundos